top of page

Fe en la humanidad: ¿Qué es la justicia?

Actualizado: 18 sept 2023

Cuando la compasión y la verdad se encuentran, la justicia y la paz se abrazan. Acá les contamos una súper historia de éxito que nos inspira a entender la justicia desde un lugar completamente distinto.


De acuerdo con estudios de World Prison Brief, las cárceles de América Latina están en crisis. El incremento del crimen en la región fue atendido con políticas de encarcelamiento masivo (es decir, se aumentaron las sentencias y los delitos encarcelables) y en promedio, la población carcelaria se triplicó en ciertos países en las últimas décadas, donde las cárceles pueden llegar hasta el 375% de su capacidad.



En países como México el 36.12% de las personas encarceladas ni siquiera tienen sentencia, el 18% de los reclusos son reincidentes y alrededor del 91% de los delitos cometidos quedan en impunidad.

Evidentemente algo no está funcionando ¿Existe una forma de hacerlo distinto? Nosotros creemos que si…y les vamos a contar una historia muy inspiradora como ejemplo.

En diciembre de 2003, el oficial de seguridad de la hacienda azucarera Santa Teresa, acudió a apagar un incendio en el terreno y lo que encontró fue una emboscada: 3 hombres lo amarraron y golpearon casi hasta matarlo. Esta no era la primera vez que la propiedad era invadida, pues sus alrededores estaban prácticamente tomados por bandas juveniles de Revenga, uno de los municipios más violentos de Venezuela.


Alberto Volmer, dueño de la hacienda y presidente de Ron Santa Teresa (una de las empresas más importantes del país), fue informado y solicitó al director de seguridad de su equipo buscar a los delincuentes. Cuando le llevaron a uno de ellos, Volmer le planteó dos escenarios: ir por la vía legal (ateniéndose a una policía corrupta e inhumana) o quedarse 3 meses en la hacienda trabajando para reparar el daño. El chico optó por la segunda opción. A los pocos días, dieron con el jefe de la banda, quien aceptó la misma oferta…días después ya eran 22 jóvenes trabajando en la hacienda (la banda completa), recibiendo comida y techo.

Ante esta respuesta inesperada, Volmer tuvo que idear una forma de trabajar con los chicos para atacar el problema de la delincuencia desde la raíz, y encontró en el rugby la vía perfecta. Rápidamente se vieron los frutos en los jóvenes, al grado que la banda rival, conformada por 36 hombres bastante peligrosos también se unió al programa y lograron reconciliarse. La tasa de homicidios de la zona pasó de 114 por cada 100,000 habitantes a 25.

Y así fue como nació Proyecto Alcatraz, un programa para personas con problemas de conducta, donde el rugby es el vehículo de formación en valores, educación para el trabajo y justicia restaurativa, logrando transformar un liderazgo violento en uno virtuoso. Ellos trabajan en 2 rutas: reinserción social y prevención. En la primera se encargan de reclutar bandas de delincuentes, trabajar directamente en las prisiones y facilitar la justicia restaurativa (sanando la relación víctima-victimario). En la parte de prevención, se trabaja con escuelas, niños y en su liga de rugby.


Volmer comprendió que para sobrevivir, la compañía no podía continuar de espaldas a los problemas de la comunidad, y Proyecto Alcatraz es tan solo una de la iniciativas que tiene en Fundación Santa Teresa, donde hacen un montón de proyectos que integran al sector público, privado y la comunidad.


A veces olvidamos que no somos islas, que nuestras acciones no están desconectadas de las acciones de los demás. Nadie entra al mundo de la violencia por primera vez cometiéndola, y entender el contexto de esta violencia es el primer paso para acabarla. Si vivimos en sociedad, ¿Cómo rendimos cuentas como una comunidad que somos? ¿Cómo nos damos cuenta que todos somos en parte responsables de ignorar, minimizar o incluso fomentar la violencia?



Bajo la lupa de la ética consistente de la vida, la dignidad de una persona es intrínseca. No se puede otorgar ni quitar, somos mucho más que lo peor que hemos cometido. Por eso, si queremos paz, debemos trabajar por la justicia (no la venganza), y si queremos justicia, toda acción debe estar basada en la profunda creencia de la capacidad de transformación: de sanar y reparar individuos pero también comunidades.

La población penitenciaria es de los sectores más invisibilizados en el país y todavía no existen protocolos efectivos para abordar, prevenir y detener la violencia ¿Cómo podemos hacer las cosas distinto?


TE RECOMENDAMOS:


¿Tu que piensas?


Referencias:

Pablo Guimón. (2013). El milagro del rugby: historia de reconciliación en Venezuela. diciembre 2021, de El País Sitio web: https://elpais.com/elpais/2013/12/20/eps/1387543621_612207.html


20Minutos. (2015). Un censo del INEGI revela que el 18% de los presos que hay en México son reincidentes. Diciembre 2021, de 20 Minutos Sitio web: https://www.20minutos.com.mx/noticia/21829/0/presos-mexico/reincidentes/censo-inegi/



Personalismo, de Emmanuel Mounier


El Pequeño Libro de la Justicia Restaurativa, de Howard Zehr


Mariano Schuster. (2017). Pánico, violencia y crisis en las cárceles de América Latina.


Isabel Roby, Hugo Leonardo. (2021). Prison overcrowding in Latin America – is it caused by over-use of pre-trial detention? (Short film). 1/10/2021, de World Prison Brief Sitio web: https://www.prisonstudies.org/news/prison-overcrowding-latin-america-–-it-caused-over-use-pre-trial-detention-short-film


Departamento de Prevención y Readaptación Social. (2020). Cuaderno Mensual de Información Estadística Penitenciaria Nacional. México: Secretaría de Seguridad Pública, Gobierno de México.


Juan Antonio Le Clercq Ortega·Gerardo Rodriguez Sanchez Lara. (2017). Indice Global de Impunidad 2017. 1/10/21, de Universidad de las Americas Puebla, UDLAP Jenkins Graduate School, Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia Sitio web: https://www.udlap.mx/cesij/files/indices-globales/5-IGI_2017_ESP-UDLAP.pdf|


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page