top of page

Visión consumista de la sexualidad

Actualizado: 31 ago 2023


En la página web de la Asociación Mundial de la Salud Sexual podemos leer lo siguiente:


“Exhortamos a todos los gobiernos, instituciones académicas, autoridades de salud y educación, activistas, medios de comunicación, actores del sector privado y la sociedad en general, a Promover el placer sexual en las leyes y la política pública”

Así que bueno… Hablemos de placer, pero desde otra perspectiva.

Arthur C. Brooks, científico social, habla del poder y placer como dos falsos “idolos” que pueden distraernos del encuentro con la auténtica felicidad.

Por su parte, el filósofo Byung Chul Han habla ampliamente de estos dos, poder y placer, en medio de la sociedad capitalista en la que vivimos.



En primer lugar, tenemos que entender el rol del consumismo en la mentalidad actual. Éste nos genera una compulsión por acumular (cosas, experiencias, dinero, prestigio) y no conoce límites, porque no quiere ver el límite por excelencia, que es la muerte. En ese sentido, el consumismo no busca la buena vida, sino aferrarse a ella.



Han dice que esta mentalidad permea en nuestras relaciones, que se viven para la autosatisfacción…pero la gran contradicción es que la naturaleza del eros (el amor pasional) es SACARNOS de nosotros mismos, entonces lo que sucede cuando buscamos sólo el placer es justo lo contrario: un ensimismamiento narcisista. Esta tensión entre la naturaleza de la pasión y la manera autocomplaciente en la que se vive genera una ruptura que termina por matar al eros, explica Han.


¿La consecuencia?

Pandemia de narcisismo + otros factores propios de la modernidad = una sociedad deprimida.

Es paradójico entonces que organismos internacionales como la WAS, nos motiven a buscar el placer por una vía que lo aniquila, presentándolo como fin en si mismo, y no como el resultado de algo más profundo


Séneca decía que cuando somos sumisos al placer, nos sometemos también al dolor y que de todas las artes, la más importante es la ciencia de vivir, para aprender a morir …y qué curioso que desde entonces Séneca diagnosticaba cosas similares a las que hoy ve Byung Chul Han: gente distraída, miserable y ocupada. “¿Quieres saber lo poco que viven? Pues mira lo mucho que desean vivir” Es gente a quien la vida se le escapa de las manos.



Arthur C. Brooks, explica que si basamos la satisfacción en lo que tenemos, ¡estamos en problemas!. Una mejor forma de medirla es: lo que tienes entre lo que quieres. De esta forma, nos damos cuenta que necesitamos una estrategia para tener lo que queremos… pero más importante: una estrategia para saber qué queremos.

Brooks recomienda que el querer, esté alineado a 4 elementos, científicamente estudiados como clave para el bienestar:

  1. Familia: Relaciones amorosas y fieles con los demás

  2. Amigos: Relaciones amorosas y fieles con los demás

  3. Fe (no necesariamente religiosa): Una estructura para reflexionar las preguntas más profundas de la vida y trascender los intereses personales para servir a los demás.

  4. Trabajo: Con un sentido de propósito y servicio.



¿No deberíamos entender primero la naturaleza del bienestar humano, antes de proponer el placer como fin?


Hay mucha evidencia de que tener placer, dinero, poder y/o fama como fin, NO generan bienestar sino todo lo contrario: vacío e insatisfacción. También es una realidad que podemos experimentarlos con mayor plenitud, desde el bienestar, cuando son el resultado y consecuencia del querer.


Lo que nos lleva a la pregunta obligada ¿tú, qué quieres?







Kommentare

Mit 0 von 5 Sternen bewertet.
Noch keine Ratings

Rating hinzufügen
bottom of page