top of page

¿Por qué la “pornografía ética” es un engaño?

La conexión entre la industria pornográfica y la explotación sexual, trata y violencia contra mujeres y niñas, no es ningún secreto. Por eso mucha gente ahora se está posicionando a favor de una “pornografía ética” que garantice el consentimiento, pago justo y disfrute de quien lo ejecuta.


Es así como Only Fans y otras plataformas han adquirido muchísima popularidad, pero incluso estos nuevos formatos traen sus propios problemas ya que muchos creadores de contenido porno han admitido que al estar obligados por sus suscriptores, constantemente tienen que traspasar sus propios límites para poder ofrecer contenido fresco, atractivo y competitivo en un mercado de alta oferta y demanda


“Cada vez que subía algo, mis seguidores decían cosas como: Está bueno pero no es suficiente. Sentía que cada vez debía hacer cosas más extremas. Me decía a mi misma que estaba empoderada y quería creer que lo estaba pero me sentía horrible...no podía parar, porque todos me decían que debía continuar. Honestamente, sentía que estaba siendo forzada” - Agnew 2020


Incluso si hubiera garantía de que la pornografia es 100% consensuada y la persona que la ejecuta es feliz, ¿Cómo evitamos el daño que causa al consumidor a nivel neurológico? Existe muchísima evidencia de la forma en que la pornografía actúa a nivel cerebral de la misma forma que una sustancia adictiva y puede ser catalizador de problemas emocionales, de salud mental, autoestima, vida social, comportamientos violentos y relaciones de pareja.


¿Vale la pena consumir porno ético?

61 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page