top of page
  • Foto del escritorLucia

Foto para Instagram

Si te gusta el chisme de la realeza, seguro has oído hablar sobre la princesa de Gales, Kate Middleton, ¿verdad? Bueno, pues como sabrás, últimamente ha estado bastante desaparecida de los eventos reales y eso ha levantado especulaciones sobre qué está pasando en su vida.

La esposa del príncipe William ha estado ausente desde diciembre de 2023 y aunque podría parecer un periodo corto, su constante presencia en el escenario público la ha convertido en objeto de interés constante. Ante la falta de información oficial, han surgido muchas teorías: desde enfermedades hasta problemas matrimoniales. Pero al final, ¿Quién sabe qué está pasando realmente en su vida? ¿Y por qué deberíamos saberlo? Sí, ella es una figura pública, pero también es una persona como cualquiera de nosotros y tiene derecho a una vida privada.



Este asunto me hizo reflexionar sobre nuestra obsesión por conocer todos los detalles de la vida de los demás y la presión de quienes están del otro lado por ofrecer “contenido” alineado a las expectativas de su audiencia. Recordé el cortometraje "A Social Life", donde la protagonista parece tener una vida perfecta en las redes sociales: un trabajo genial, una vida social activa y una apariencia envidiable. Pero detrás de la pantalla, su realidad es muy diferente. Cada publicación está cuidadosamente planeada para proyectar una imagen de felicidad y éxito, mientras que en realidad se siente sola y busca desesperadamente la validación de los demás.

Este corto nos hace cuestionar la autenticidad de lo que vemos en pantallas ¿Cuál es la razón que nos lleva a tener que aparentar una vida perfecta en las redes sociales?


Sabemos que nadie vive una vida perfecta, que a todos nos preocupa algo, nos altera algo, nos duele algo pero aun así, seguimos enredados en esta dinámica.

Por mucho tiempo mi hermana vivió esa ansiedad que le causaba intranquilidad y desesperación al punto de que no sabía cómo descansar, sintiendo que cada minuto en casa era un minuto perdido. Veía como jóvenes de su edad estaban un miércoles a mediodía en la playa y vivía en un constante deseo de ser otra persona, cosa que muchas veces pretendía ser de acuerdo a lo que proyectaba en redes. 

No soy ninguna experta, pero creo que lo primero que debemos entender es que nada de lo que vemos es 100% real, es solo el pedacito de realidad que el otro quiere mostrarme. Otra cosa que le ayudó a mi hermana para dejar ese ciclo vicioso fue dejar sus redes sociales y conocerse, saber qué es lo que le gusta, sin ninguna presión externa, regresar a su núcleo y tenerse paciencia.

En resumen, la situación de Kate Middleton nos lleva a reflexionar sobre la verdadera naturaleza de la vida pública y privada en la era de las redes sociales. De alguien tan lejana como Kate o tan cercana como tu hermana. Su ausencia nos recuerda que detrás de la imagen cuidadosamente construida de la realeza hay seres humanos con sus propias luchas y desafíos. De manera similar, en nuestras propias vidas en línea, es crucial cuestionar la autenticidad de lo que vemos y compartimos. Es hora de desafiar la presión de aparentar una vida perfecta y buscar conexiones más genuinas y significativas con los demás.

Y tú, ¿Cuál crees que es la razón que nos lleva a aparentar en las redes sociales? 


Short film ‘A social life’:

Commentaires

Noté 0 étoile sur 5.
Pas encore de note

Ajouter une note
bottom of page