top of page

¿Medalla o maternidad?

Actualizado: 25 sept 2023

¿Te habías puesto a pensar qué pasa con las mamás atletas que están en periodo de lactancia durante las olimpiadas? ¿O aquellas que tienen un embarazo inesperado antes de las competencias?


Siempre se le ha prestado toda la atención a la dieta y la salud de las deportistas, pero se escapa la maternidad como una parte importantísima en su equilibrio físico y emocional. Por eso, muchas de ellas solicitaron con anticipación que les permitieran llevar a sus hijos, aún en medio de las restricciones de la pandemia, para no tener que elegir entre su carrera o su bebé.

¡Y los organizadores de Tokio accedieron!


Aliphine Tuliamuk, maratonista de E.U, compartió que no hubiera podido imaginarse dejar a su bebé lactante a miles de km de distancia y la basquetbolista Canadiense, Kim Gaucher, agradeció el poder viajar con su bebé y su esposo.

Sin embargo, otras atletas como Ona Carbonell y Naomi Folkard tuvieron que tomar la difícil decisión de dejar a sus hijos por las medidas tan restrictivas.

La maternidad es una experiencia que, como mujeres, nos atraviesa en todas nuestras dimensiones y no puede ser aislada de nosotras por un tema profesional y mucho menos deberíamos de tener que elegir entre este y nuestra vida familiar.


Sanya Richards Ross, medallista olímpica de atletismo, escribió en su libro “Chasing Grace” su experiencia sobre abortar semanas antes de las olimpiadas de 2008 y cómo esta es una práctica normalizada en la comunidad deportiva:

“Literalmente no conozco a otra deportista de atletismo que no se haya practicado un aborto y eso es triste”.


Sanya espera que su testimonio abra la discusión para poder ayudar a más jóvenes y que no tengan que pasar por lo mismo que ella, recalcando que en la comunidad deportiva hay muchísima desinformación y casi nadie toma pastillas anticonceptivas porque temen retener líquidos o porque piensan que al ser atletas de alto rendimiento y tener sus ciclos menstruales alterados, no quedarán embarazadas.

La atleta olímpica también habla de la importancia de dar a conocer que HAY MÁS OPCIONES: Que no se vea el aborto como la única alternativa, ni que se tome a la ligera.

Sanya explica que su decisión de abortar la afectó en todos los niveles y que muchas veces cuando no se habla del tema, se pretende actuar como si no hubiera sucedido, pero en el fondo hay muchas heridas que deben sanarse.



Como mujeres, definitivamente es un reto abrazarnos en toda nuestra complejidad.

Muchas veces las condiciones externas no ayudan a que aceptemos nuestra capacidad de dar vida como un privilegio, sino todo lo contrario. Por eso es necesario seguir abriendo la conversación y diseñar espacios laborales que nos permitan ser madres presentes, pues de eso dependerá en gran parte el desarrollo de hijos plenos, y a su vez, de sociedades sanas.

Mientras siga permeada la idea que la maternidad es una carga individual, en vez de una responsabilidad compartida con el papá, donde el sector público y privado tienen un papel fundamental para facilitar esa cooperación....el reto se vuelve más grande.

Abramos caminos de posibilidad, que permitan a más mujeres hacer las paces con la maternidad.



Referencias



bottom of page